Noticias

Egipto: conoce el hotel que no vende alcohol y que tiene áreas excl

El Cairo (EFE). Sin alcohol y con la posibilidad de que las mujeres estén separadas de los hombres, un hotel en la localidad egipcia costera de Hurgada vende un nuevo turismo “halal”, permisible para los musulmanes.

Sobre un monte que da a las aguas turquesas del mar Rojo y en medio de numerosos complejos turísticos, el recién inaugurado hotel 4 Win ofrece a los musulmanes conservadores la oportunidad de pasar unas vacaciones sin violar la sharia o ley islámica.

Este establecimiento de tres estrellas no sirve alcohol, cuyo consumo está prohibido por el islam, y además permite a las musulmanas más pías alojarse sin tener que mezclarse con los hombres.

NI JUNTOS NI REVUELTOS
El hotel, con 184 habitaciones, reserva una planta entera para las clientas que no estén acompañadas por un “mehrem” o tutor (un varón de la familia) y que deseen alojarse apartadas de los hombres.

Las mujeres también pueden bañarse en la piscina lejos de las miradas masculinas, ya que el hotel dispone de una en el tejado solo para ellas, donde las que llevan niqab (velo que cubre la cara menos los ojos) pueden quitárselo tranquilamente, ya que hasta los empleados allí son chicas.

Y si alguna huésped quiere hacer ejercicio sin que la vean los hombres, puede acudir al gimnasio del hotel, que dispone de horas reservadas para ellas.

La playa privada del establecimiento también cuenta con una zona especial para las usuarias más recatadas, en la que pueden bañarse con privacidad.

“Los europeos expresan sus tradiciones y nosotros, los musulmanes, también queremos mostrar nuestra cultura y costumbres”, dice a Efe el director del hotel, Abdel Baset Omar, quien no esconde su anhelo de que se aplique la sharia en todos los aspectos de la vida cotidiana.

En Egipto, algunos hoteles no sirven alcohol y otros ponen restricciones a la presencia de mujeres solas cerca de las habitaciones de hombres, pero el 4 Win se considera el primero que anuncia en público el tipo de alojamiento islámico que ofrece.

ATRACCIÓN POR NOVEDAD
Omar confía en que la idea de convertir este local en “halal” va a atraer a más turistas extranjeros, porque “tendrán curiosidad por conocer a los islamistas”.

“Queremos que el turista ruso, que no cree en nada, se siente en el hotel junto al salafista y al islamista conservador para enterarse de su cultura”, añade Omar, quien asegura que no es un fiel radical.

Por este motivo, el hotel tiene otra piscina mixta donde pueden bañarse tanto extranjeros como egipcios, de ambos sexos.

Para compensar a los visitantes occidentales por la prohibición de servir alcohol, el hotel les permite consumirlo si lo traen de fuera, ya que dentro no se ofrece.

“De esta forma satisfacemos a los clientes de todas las nacionalidades, porque respetamos las diferencias culturales”, afirma Omar.

Sin embargo, recuerda, no hay que olvidar que el objetivo de prohibir el alcohol y reservar espacios solo para las mujeres es “corregir la mala imagen que dan los hoteles que no respetan las tradiciones de los musulmanes practicantes”.

Para confirmar este poco aprecio por las bebidas etílicas, en el acto de inauguración del hotel sus responsables rompieron botellas de alcohol en las escaleras y colgaron en la entrada un cuadro con versículos del Corán.

A su apertura, el sábado pasado, asistieron salafistas (musulmanes radicales), miembros de los Hermanos Musulmanes y distintas figuras políticas, que se congratularon por la creación del primer hotel islamista de Hurgada.

Al portavoz del Frente Salafista, Jaled Said, la idea de tener un hotel “halal” en el país le parece bien porque piensa que el turismo islamista “es muy débil en Egipto”.

Consciente del momento en el que se ha inaugurado el establecimiento -actualmente los islamistas gobiernan el país con el presidente Mohamed Mursi a la cabeza-, Said cree que hay que ofrecer servicios turísticos adecuados para los visitantes árabes y musulmanes.

El sector turístico, uno de los pilares de la economía egipcia, está sumido en una profunda crisis desde la revuelta que hizo caer al presidente Hosni Mubarak en febrero de 2011.

“No queremos que nuestro hotel sea el único de su tipo, sino que los demás también satisfagan las necesidades del gran sector islámico y árabe”, destaca el director de 4 Win.

Fuente: http://elcomercio.pe

MAS NOTICIAS


HOSTAL TEATRO INKA
TURISMO EN CUSCO